miércoles, 9 de junio de 2010

Gracias



Aquí teneís la canción del escrito. Muchas gracias: http://www.youtube.com/watch?v=qwNPsc6rFjs
La palabra gracias. Si acudís al diccionario a buscar su significado no lo encontrareis. Las enciclopedias no esconden sus letras. La palabra gracias es indefinida, poco concreta y abstracta. Pero en sus defectos están sus virtudes. La palabra gracias abarca miles de sentimientos, miles de sensaciones, sin atarse a un significado propio. Es en esta cuestión, que cada humano puede utilizarla en su beneficio y darle el matiz que necesita. Gracias por lo bueno, gracias también por lo malo.

Hoy debo utilizar el gracias para una persona. Para que sea consciente de que cada día las cosas que piensa, hace o dice no pasan por alto. Que se detienen en un lugar llamado corazón. Pero lo más importante en un lugar llamado cerebro.
Soy consciente de que puedo hacerte daño. Soy consciente de que tengo defectos. Se que son malos, que pueden quemar los cartuchos que tenemos. Pero me doy cuenta de cada detalle, de cada línea minuciosa que tu trazas por el bien de los dos. Debes de saber que las he encontrado todas. Que nunca tus palabras caen en vacío

Y utilizando para mi el beneficio la palabra gracias hoy en las malas, pero en las reales quiero dárselas

Y a pesar de que repetiré muchas palabras, lo importante hoy no es adornarlas sino cargarlas de significado. Porque cada uno de vosotros seguro que al leer hoy esta prosa os sentiréis identificados. Hoy más que nunca que no hay razón para vosotros, acudid a esa persona para susurrarle un gracias.

Gracias cariño:

Gracias por ser tú. Gracias por tus consejos en mi vida. Gracias por tu paciencia. Gracias por tu comprensión, por las ganas de mejorar las cosas. Gracias por tu iniciativa. Gracias por tu preocupación. Gracias por tu piropos. Gracias por tus cenas. Gracias por tus ilusiones. Gracias por tu sacrificio. Gracias por tus sonrisas, gracias por los buenos momentos. Gracias por la confianza. Gracias por los suspiros. Gracias por los enfados, demuestras que las cosas te importan. Gracias por tus sueños, por compartir los míos. Gracias por llorar, gracias por prohibírmelo a mí. Gracias por los planes que creas para los dos. Gracias por imponerte. Gracias por intentar ponerte en mi papel. Gracias por tu interés. Gracias por la solidaridad. Gracias por escucharme siempre. Gracias por hacerme sentir especial. Gracias por mirar siempre por mi bien, por necesitar verme feliz cada día. Gracias por jugar el papel que tienes. Gracias por mirar hacia delante. Gracias por evitar hacerme daño. Gracias por querer mejorar. Gracias por tus llamadas. Gracias por tus mensajes. Gracias por la insistencia, por querer que vea la cosas. Gracias por enseñarme que el mundo es un abanico de pensamientos. Gracias por ponerme un mote cariñoso. Gracias llamar a los cinco minutos de enfadarnos. Gracias por preguntar. Gracias por reclamar. Gracias por echarme de menos. Gracias por entromete en mi camino. Por estar segura de mis posibilidades. Gracias por sufrir. Gracias por tirar de los dos, por evitar que la distancia aflore. Gracias por hacerla más corta. Gracias por quererme como soy. Gracias por los momentos íntimos. Gracias por ser fuerte y comprender mis debilidades. Gracias por soportarme cuando soy el señor gruñón. Gracias por despertarme cada mañana con tu buenos días. Gracias por tu voz. Gracias por tus esfuerzos. Gracias por las sonrisas dedicadas para mí. Gracias por tus besos. Gracias por ser esa dimensión diferente al resto en la que puedo soñar. Gracias por los momentos divertidos. Gracias por tu efectividad. Gracias por cogerme la mano. Gracias por las escapadas. Gracias por las bromas. Gracias por esas películas clásicas. Gracias por ser especial. Gracias por tus besos. Gracias por tus caricias. Gracias por tu olor. Gracias por los momentos reales, por los momentos soñados. Gracias por las conversaciones absurdas. Gracias por perder la cabeza conmigo. Gracias por olvidarte de lo que hablamos. Gracias por tu histeria. Gracias por preocuparte que algo malo pase. Gracias por pensar en mí. Gracias porque has sabido encontrarme. Gracias por tus perdones, por aceptar los míos. Gracias por no darle importancia a las cosas cuando no la tienen.
Gracias por las discusiones, porque estoy seguro de que nos harán crecer y madurar. Gracias por crecer, gracias por dejarte influenciar por mí. Gracías por haber dado pasos que nunca pensaste dar. Te quiero y estoy enamorado de ti.
escritor.dormido

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gracias!

Publicar un comentario